Tener tiempo extra no te hará más productivo en el trabajo

¡Queremos hacerlo todo! y en el menor tiempo posible aunque no pasa en la realidad porque es imposible si no se tiene un plan de administración del tiempo. Algunas organizaciones abusan de las horas extras de trabajo de sus colaboradores para abarcar obligaciones. Proporcionando tiempo extra sin éxito alguno.

Por: Sara Maldonado

“Antiguamente existía una capacidad para jugar y divertirse que fue aplastada por el culto a la eficiencia”, Bertrand Russell.

La jornada de trabajo en algunos países del primer mundo, las jornadas de trabajo se reducen a 35 horas semanales, mientras que en México, los trabajadores asalariados cumplen jornadas de 48 horas (en el mejor de los casos).

Pasar horas extra en el trabajo nos hace menos productivos

México se sigue colocando en el primer lugar de mayor número de horas trabajadas por año, entre los países que conforman la OCDE.

De acuerdo con Josh Davis, autor de “Dos Horas Asombrosas”: Debemos dejar de percibir el cerebro humano como si fuera una computadora, y más bien, como lo que es en realidad:

“El cerebro en ese sentido es como un músculo. Ejercítalo constantemente sin descanso y los resultados serán magros. En cambio, si le damos espacio y establecemos las condiciones adecuadas, es poco lo que no podamos hacer”.

En Japón, por ejemplo, le dicen ‘karoshi’ al síndrome de trabajar horas extra. En casos extremos, esto puede resultar en una muerte prematura. De acuerdo a otro estudio, trabajar en exceso por muchos años incrementa en un 40% el riesgo de adquirir enfermedades coronarias.

No debe ser sorpresa que los trabajadores que toman más tiempo de vacaciones (10 días o más por año) son más felices, y por ende, más productivos en su trabajo. De acuerdo a una encuesta de 50 mil trabajadores en Estados Unidos, quienes toman menos de 10 días de vacaciones tienen 30% de probabilidades de recibir un aumento, en contraste con el 70% de probabilidades de los que tomaron más de 10 días de descanso laboral.

Los investigadores han descubierto que no solo el trabajo que hacemos al final de una jornada de 14 horas es de mala calidad, sino que también afecta la capacidad creativa y de razonamiento.

Y ese trabajo sin descanso, puede, irónicamente, dejarnos sin un propósito en la vida.

La razón por la que trabajamos ocho horas es porque las compañías cayeron en la cuenta de que, cuando reducían la jornada laboral, se daba un efecto inesperado: aumentaba su productividad.

Durante la Revolución Industrial, los horarios laborales eran de entre 10 y 16 horas.

Atención:

Con información de BBC World.

  • Los tiempos de descanso no deben percibirse como pérdida de tiempo
  • Distraerse de las labores despierta una parte del cerebro que anima la creatividad
  • La red neuronal se activa al permanecer en reposo y juega un papel crucial en la memoria y la visión de futuro
  • Dale sentido a lo que haces
  • Reconoce la importancia de cada actividad que realizas y dale prioridad
  • Respetar los tiempos productivos y los de descanso, favorece la reflexión y la creatividad
  • Trabaja una cosa a la vez, hasta terminarla
  • Caminar también ha demostrado ser una gran opción para optimizar la capacidad creativa.

Adiós “tiempo extra”

Si alguna vez se te ha ocurrido una idea brillante mientras estás dentro de la regadera, o al estar recostado, esperando el sueño, ahora ya sabes que tu RND está trabajando “tiempo extra”.

“La idea de que puedes de manera indefinida alargar tu tiempo de concentración y productividad a esos límites arbitrarios está mal. Es autodestructivo”, señaló el investigador Andrew Smart.

Mientras tengamos esta insistencia en alargar nuestro día laboral o en ser altamente productivos también aumenta la necesidad de tener más descansos.

Share
Works with AZEXO page builder