¿Tienes un empleo remoto? ¿Estás socializando lo suficiente?

¿Tienes un empleo remoto? ¿Estás socializando lo suficiente?

Cualquier persona con un trabajo remoto es testigo de sus múltiples beneficios, desde la eficiencia personal, el manejo de tiempos, la mitigación de riesgos de traslado, así como el desarrollo de la autogestión, siendo estos sólo algunos de los más valorados.

Sin embargo ¿Somos conscientes de la serie de desventajas de estar bajo esta modalidad?, como el riesgo de sedentarismo por la falta de movilidad, la dificultad de generar pertenencia hacia la empresa, las fallas en la comunicación, la falta de trabajo en equipo, la disminución de oportunidad de hacer networking o las dificultades para coordinar. 

En este artículo me interesa detenerme justo en estas últimas…

En los últimos años -altamente influenciados por la pandemia- hemos visto una migración hacia el empleo remoto por parte de empresas que nunca hubiesen optado por esta modalidad, ya sea por una resistencia al cambio, o porque simplemente el rubro no permitía este tipo de trabajos. 

Muchas han tenido que adaptar sus puestos de trabajo para permitir el home-office, siendo muchas beneficiadas por la implementación de gestión por objetivos, la delegación y empowerment a sus empleados. Pero, si algo podemos asegurar que aún es difícil de lograr, es un eficiente proceso de socialización dentro de la empresa.

La incertidumbre y las preguntas más comunes

Si te ha tocado ingresar a una empresa que trabaja bajo un esquema 100% remoto, y has tenido que realizar el onboarding, ¿Has tenido miedo o curiosidad de cómo sería entablar vínculos con tus nuevos compañeros?, ¿O has tenido inconvenientes para captar la cultura empresarial? 

Puedo asegurarte que desde mi experiencia, me han surgido estos miedos y muchas preguntas.  ¿Lograré encajar con mis compañeros? ¿Podré tener relaciones de amistad? ¿Lograré un fit cultural? 

Por esta razón quiero compartir contigo algunos tips que te permitirán afrontar esta  incertidumbre en el proceso de socialización remota, y que puedas lograr – en la medida de lo posible – sentir cercanía, establecer vínculos de amistad y compañerismo:

  1. Establece lazos de confianza con el primer contacto en el onboarding: si tu primer contacto es, por ejemplo, con alguien de Recursos Humanos, mantén contacto diario con el/ella, pregúntale sobre tus compañeros de equipo, sobre grupos de WhatsApp, Slack u otras redes sociales, y muy importante, comunícale tu deseo de conocer a todos. 
  2. La primera impresión es muy importante: al ingresar a los grupos en redes sociales, haz una presentación amistosa, contando sobre ti y sobre tus ganas de trabajar con el equipo. Esto creará una fuerte apertura por parte del equipo de conocerte y charlar contigo. 
  3. Pide ayuda: es importante pedir apoyo a tus compañeros, no solo para lograr un mejor desempeño y adquirir expertiz, sino para forjar lazos. 
  4. Conecta en redes sociales: siempre que tus compañeros así lo quieran, puedes seguirlos en Facebook, Instagram, LinkedIn, u otras redes sociales, para lograr un contacto fuera de lo profesional: conocer más sobre la persona, enviar memes, compartir historias, etc. 

Es importante que, además de seguir estos consejos, los colaboradores en tu trabajo estén preparados para brindar este espacio de apertura y socialización, así que siempre mantén al equipo de RRHH al pendiente de estas prácticas para, entre todos, lograr la mejor convivencia remota.