Estrés financiero en México, ¿los jóvenes son los más afectados?

Hoy más que nunca, el estrés financiero empieza a ser un tema popular entre los más jóvenes de nuestro país, esto debido a la poca educación financiera que existe y el modo de vida que han decidido llevar: “vivir el momento”, y preocuparse después.

En parte, si le sumamos que hoy en día ya no existen las pensiones, ni la jubilación, y el adquirir un terreno se ha convertido en un sueño de ricos. Es por eso que el “vivir con roomies” o en un “coliving” es la única opción que han encontrado aquellos que han decidido independizarse.

También es cierto, que muchos son conscientes de su situación financiera, y poco han hecho para cambiarla, pero en su lugar, se han incrementado los niveles de estrés, ansiedad y depresión.

¿Cuáles son los hábitos más comunes que generan estrés financiero?

  •         Las compras impulsivas: seamos honestos, no necesitas esa playera.
  •         Las compras impulsivas en internet: lo que parece un ofertón, en realidad no lo es para tu bolsillo
  •         La nula existencia de un presupuesto: ¿Sabes cuáles son tus gastos del mes? ¿Cuánto realmente necesitas?
  •         Tener un estilo de vida más caro de lo que realmente tienes: no te endeudes por un buen feed en Instagram
  •         Vicios y costumbres: Fumar, tomar, fiestas, y comer fuera de casa, son los famosos “gastos hormiga”
  •         No contar con un fondo de ahorro: vivir al día no te ayudará en alguna emergencia médica.
  •         Comparte con otras personas: de nada sirve querer impresionar a los demás, si tu cuenta en el banco está en números rojos.

De acuerdo a un artículo publicado por Publimetro en una entrevista con MaxCapitalMex (Empresa especializada en cuentas de nómina), “La falta de dinero y las deudas impiden a los colaboradores concentrarse y cumplir con su trabajo; e, incluso, enfrentan problemas de salud y hasta conflictos de familia y parejas” – Marco Galván Directivo de MaxCapitalMex

¿Cuál es la solución al estrés financiero?

Sabemos que cambiar un mal hábito no es fácil, debido a que se ha convertido en parte de nuestra rutina, pero nunca es tarde para empezar a crear un buen hábito.

  1.   Revisa y analiza tu situación financiera: Haz la suma de tus deudas y destina un porcentaje de tu sueldo mensual para pagarla.
  2.   Haz un presupuesto: incluye renta, servicios, despensa, y agrega un pequeño porcentaje para algún gusto. Haz lo posible por NO salirte de este presupuesto.
  3.   Prepara tu comida en casa: el comer en la calle, por barato que sea la fondita, es dinero que puedes ahorrarlo preparando tu comida en casa, aparte es más sano.
  4.   Evita los gastos hormiga: los dulces, cigarros, refrescos, etc., son aquellos gastos que no vemos, pero son en los que más perdemos.

 En conclusión…

Sí estás leyendo este artículo probablemente te has encontrado en esta situación de estrés financiero, y más de una vez te has preguntado cómo salir de este, pero como mencionamos anteriormente, no es imposible salir de él.

Es importante aceptar y ser conscientes de la situación en la que nos encontramos y tomar cartas en el asunto, no es imposible salir, pero no quiere decir que por arte de magia van a desaparecer.

Entre más rápido empieces a actuar, más fácil saldrás de esa situación, y verás que poco a poco, tu salud empezará a mejorar, tu mente estará más despejada y tu productividad también aumentará en diversos ámbitos de tu vida.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Works with AZEXO page builder