El teletrabajo ha borrado las líneas del horario de trabajo.

El teletrabajo, home office o trabajo remoto, ha cambiado nuestro modus operandi en nuestro trabajo. 

Sí, si pensabas que eras el único en estar trabajando demás, o trabajar en horarios no estipulados, incluso, sentir que no estás dando tu 100%, no te preocupes, no eres el único que está en la misma situación.

Desde que se anunció la pandemia, entramos en una burbuja de crisis mental, psicológica y emocional, a eso, le añadimos la incertidumbre de no sabes hasta cuándo durará todo, nuestro sistema no ha logrado estar bien desde hace mucho tiempo y el tener una crisis laboral, es algo “normal” por así decirlo, viendo lo que estamos viviendo.

¿Cómo sucede?

Hablaré desde mi perspectiva personal. Al principio, no me molestó empezar con la dinámica del teletrabajo  office full time, no tenía que adentrarme al tráfico de la bella CDMX, salir corriendo en busca de un café, y llegar corriendo a la oficina.

Al paso de las semanas, muchas empresas optaron por hacer home office, y empezaron a ponerse de moda las videollamadas como nunca, y claro, el internet tuvo ciertas fallas, muchas para ser exactos.

Al cabo de un tiempo, decidí dejar la pijama para arreglarme como si fuera ir a la oficina. Optimizar un espacio en mi depa que no fuera mi cama para trabajar, y tener uno que otro snack para matar el hambre. 

Poco más tarde, las juntas y llamadas tanto internas como externas, ya no eran tan temprano, empezaban a ser a las 6, 7 incluso a las 8 de la noche. Cuando antes, mandaba un correo a las 5:30 pm y ya nadie me contestaba hasta al día siguiente.

Fue cuando me percaté que éramos cada día más personas que estábamos borrando nuestros horarios de oficina, pero ¿por qué sucede esto?

En realidad, en nuestra casa contamos con muchos distractores, nuestra familia, el tener la cocina a tu disposición todo el tiempo, tu cama, la tele, redes sociales, etc.

Que muchas veces te distraen más de lo que tenías planeado y terminas extendiendo tu horario de trabajo para completar o tus tareas.

Otro caso es, cuando estás tan concentrado haciendo tu trabajo, que se te pasa tu horario de comida o te das cuenta que ya anocheció cuando volteas a ver alguna ventana o ves el reloj.  

¿Cuál es el peligro de normalizar las deshoras?

Es importante recordar que no todos funcionamos igual, y todos pensamos diferente, lo que es cierto es que es importante despejar nuestra mente y cuerpo de lo que hacemos todo el tiempo.

Relajarnos con hacer otras actividades, para después poder tener nuestra mente clara y dar nuevamente nuestro mejor rendimiento dentro de nuestra empresa.

Otro problema que puede surgir con la modalidad del teletrabajo es que las empresas abusen de eso para hacer que sus colaboradores trabajen demás, sin que reciban una paga extra o un incremento de sueldo. Y al mismo tiempo, el colaborador se sienta comprometido.

¿Qué podemos hacer?

Lo mejor es que primero te organices tú.

Organiza tu espacio, tus tiempos y planea lo que harás en ese día, no olvides de agregar algo que te relaje tanto física, emocional y mental.

Platica con tu equipo de trabajo, expresa cómo te sientes y que los demás también puedan dar su aportación y lleguen a un acuerdo en cuestiones de tiempos y horarios de trabajo. De esta manera puedes tener tiempo para ti y despejarte del trabajo, tal y como lo hacías antes de la pandemia.

Y sobre todo, recuerda enderezar tu espalda, estírate de vez en cuando, levántate de tu silla, créeme, tu cuerpo lo necesita.

No te olvides de consultar nuestras vacantes cada semana: https://lapieza.io/

Share
Works with AZEXO page builder