Cómo pedir un ascenso o incremento de sueldo en plena cuarentena

Cómo pedir un ascenso o incremento de sueldo en plena cuarentena

Quienes afortunadamente continúan su vida laborar, en plena cuarentena y crisis de salud y económica en el mundo, hay dudas y se tienen que resolver sí o sí. Una de las preguntas más concurridas en este par de semanas de incertidumbre laboral es: ¿Puedo pedir un ascenso? ¿Es más, es buen momento para solicitar un incremento en el salario?

Lo es. Siempre es buen momento para solicitar incremento o ascenso en el trabajo, porque en el juego entran las dos partes: tu trabajo y eficiencia del cual debes tener plena seguridad y la oportunidad para escucharte de parte de los líderes de la organización.

Obviamente deberás medir la “temperatura” del instante en que pedirás el aumento de salario o ascenso. Decidir si será mediante un correo electrónico o si pedirás una cita con tu jefe o gerente en turno.

No te saltes jerarquías, no es lo óptimo, mucho menos en este tiempo en el que todos quieren conservar su empleo. Hazlo desde la legalidad e integridad.

Todo se nota, se refleja y se sabe. En las áreas de trabajo, aunque parezca lo contrario, todo está a la luz y vale más ser éticos y dar buen ejemplo.

Bien sabido es que puedes recibir por respuesta un sí o un: no joven o señorita, se equivoca, no es el momento preciso para dar pie a su solicitud. Todo puede pasar. Eso no lo saben ni los que se dicen “adivinos”.

Antes de pedir un aumento o ascenso

Entrevístate a ti mismo: ¿por qué lo quiere? ¿por qué lo ves viable? ¿Por qué crees que tú eres la persona ideal para ocupar ese cargo o por qué deberían incrementarte el salario?

Imagina que tú eres es jefe o la jefa y cuestiónate todo. Escríbelo. Tendrás más claridad. Aunque parezca mentira, es un momento de nervios, de duda, de inseguridad hasta para el elemento más dotado y seguro. Todos sudamos. 

Entre algunos de los consejos más proporcionados por especialistas en recursos humanos para pedir un asenso o incremento, reunimos los siguientes:

  • Toma en cuenta tu actitud y siempre hay algo que mejorar
  • Planea tu petición, cómo la dirás (aunque pensamos que es sencillo o que dominamos todo, te sorprenderás al practicar por ejemplo, frente al espejo)
  • Reúne tus fortalezas y resultados de tu desempeño
  • Alista esos recurso o informes y tenlos a la mano de un correo o por impreso
  • Haz la solicitud para exponer tu mensaje
  • Piensa en cómo será tu actitud, si te niegan el aumento o el ascenso en tu trabajo.

En conclusión:

Podría parecer obvio que no es momento para pedir un incremento de sueldo pero tú y tus jefes inmediatos conocen los resultados y el fruto de tu desempeño, así que no tiene por qué ser una molestia para ellos que expongas lo que piensas. Claro que sentirás los nervios a tope, pero piensa que es una conversación muy breve que luego de hacerla sentirás tranquilidad y seguramente hasta podrás descansar mejor por las noches. 

Cuida tu mente, cuida tu actitud hacia tus compañeros de trabajo y por su puesto en casa, porque pensar que nada está ligado es una mentira que muchos no hemos comprado. Así que mantén la calma y deseamos que si es el momento te recompensen con el ascenso o el sueldo que necesitas; y si no, que pongas toda tu concentración en aprender de este momento y no bajar la guardia porque en ocasiones una respuesta negativa les hace pensar dos veces si hicieron bien o no y pueden recapitular, dependiendo de tu actitud. 

Por supuesto, las empresas tienen planes, estrategias y tiempos en los cuales dirigen el presupuesto a incentivar a sus empleados con un aumento o rotación interna, así que también pon atención o investiga ese calendario de la organización. Da gracias por tener empleo, es un privilegio que te permite desarrollarte personal y profesionalmente y si esta experiencia te sirvió para pensar en moverte, sigue navegando en La Pieza y conoce la cultura de las empresas, desde su interior; una exclusividad de La Pieza.

Lee algunos libros que te apoyen para crecer en conocimiento, por ejemplo, te recomendamos: Mi Propio MBA, de Josh Kaufman. No tiene desperdicio.

Share
Works with AZEXO page builder