Guía para una entrevista de trabajo

La guía definitiva para triunfar en una entrevista de trabajo

Prepararse para una entrevista de trabajo es más que solo buscar las preguntas más comunes en internet y ver cómo responder a ellas. Si realmente quieres el trabajo, la entrevista lo es todo y necesitas destacarte de los otros candidatos y causar no solo una buena impresión, pero una difícil de olvidar.

Aquí te contamos cómo brillar en tu entrevista con los mejores tips que te ayudarán a prepararte para tu gran día.

Anticípate a las preguntas de la entrevista

1. Aunque es un poco cliché es muy importante que te prepares con anterioridad acerca de las posibles preguntas que te harán. Un punto de inicio puede ser leer los requerimientos del empleo y ver qué tipo de preguntas son más propensas a hacerte. Por ejemplo, si un requerimiento es la capacidad analítica, espera preguntas que tengan que ver con resolver problemas lógicos o que pongan a prueba tu capacidad de razonamiento.

Estas preguntas usualmente están diseñadas para confundirte, pero no te estreses ni muestres nerviosismo. Responde lo mejor que puedas y siempre hazlo con seguridad.

Hay ciertas preguntas que son bastante comunes y es casi imposible que no te las hagan, algunas de ellas son:

2. Cuéntame un poco de ti: Esta pregunta puede parecer inocente pero no la tomes a la ligera, es tu oportunidad para que te destaques y digas porque eres la mejor persona para el puesto. Puedes contestar esta pregunta empezado hablar acerca de lo que haces en la actualidad, lo que te motiva o inspira, y ligarlo a algo del pasado, contando un aprendizaje o lección importante que aprendiste. Termina esta pregunta hablando acerca del futuro y tus aspiraciones, puedes vincular eso con el trabajo que quieres obtener.

3. Cuéntame tu defecto más grande: Evita contestar con las clásicas respuestas como “Soy muy perfeccionista”, esto solo le demostrará al reclutador que tienes poca capacidad para aceptar tus errores. Lo mejor es la honestidad, intenta decir algo que en verdad consideres un defecto, pero no sea clave para el puesto. Por ejemplo, si es un puesto de relaciones públicas evita decir que eres una persona extremadamente tímida o introvertida.

4. ¿Por qué debería contratarte? Es una pregunta que puede parecer difícil durante una entrevista. Pero es una excelente oportunidad para destacarte de los demás candidatos. No hay una respuesta correcta que te va a asegurar éxito en el proceso de selección. Aquí, lo importante es insistir en los atributos personales y las cualidades profesionales que te hacen la persona indicada para la posición.

5. Concéntrate en defectos los cuáles estés enfocándote en mejorar, el reclutador se dará cuenta que eres una persona que es proactiva y que siempre estás buscando maneras de aprender y mejorarte a ti mismo.

6. Sobre todo, prepárate con anterioridad, pero no memorices ninguna respuesta. Trata de responder con honestidad y de manera fluida. Es mejor ser lo más natural posible que parecer un robot.

7. Para la empresa es muy importante que haya buen fit entre los requerimientos del puesto y tú, pero no hablamos acerca de habilidades técnicas sino de valores. Por ejemplo, si estás aplicando a un puesto de ventas, puedes mencionar que te agrada cultivar relaciones interpersonales y que identificas rápidamente las necesidades de la gente.

8. No olvides preparar algunas preguntas para el final de la entrevista, nunca salgas de una sin haber preguntado algo inteligente. Asegúrate de que se den cuenta que pusiste atención a lo que dijo o que has investigado acerca de la empresa.

Date el tiempo de conocer a la empresa

9. Y no solo nos referimos a lo que puedas encontrar en su página web. Dedícale tiempo a internet y busca todas las noticias relacionadas con ellos, desde lo bueno hasta (Y porque no) lo malo. También puedes preguntarle a un conocido que trabaje o haya trabajado ahí acerca de su experiencia. Todo esto te dará una imagen más completa acerca de lo que significa trabajar ahí, su cultura organizacional, valores, etc.

10. Las redes sociales también pueden darte una idea de cómo es que la empresa interactúa con el mundo exterior, ¿El tono que utilizan es formal? Probablemente deberías de serlo en la entrevista de trabajo. Tal vez están hablando acerca de un evento importante o algún acontecimiento interesante, puede ser una gran manera de iniciar la conversación y de romper el hielo.

11. LinkedIn es una excelente herramienta para ver qué tipo de personas trabajan ahí, si son especialmente buenos en algo en específico o tienen ciertas metas en común. Si sabes el nombre de la persona que te va a entrevistar o de los que pudieran ser tus compañeros de trabajo, también puedes usar esta herramienta para conocerlos más a fondo, durante la entrevista puedes mencionar algún interés en común con ellos que tengas fuera de la oficina.

Prepárate para brillar

12. La vestimenta es algo primordial en una entrevista de trabajo, puedes demostrar que realmente eres un buen fit cultural solo con la manera en que llegues vestido. Si una empresa es un corporativo bastante grande y conservador, querrás llegar con vestimenta formal, un saco y zapatos formales serán lo correcto. Si aplicaste a una empresa más pequeña y menos conservadora, funcionará una vestimenta menos formal.

13. No lleves pants, sudadera o tennis blancos con la mugre acumulada de 3 meses, no importa lo liberal que sea la empresa, incluso si es una startup. Pasarás por alguien que no cuida de su persona o incluso una persona sucia y descuidada, lo cual no es precisamente lo que las empresas (cualesquiera que sean) están buscando.

14. Hablando de cuidado personal, asegúrate de tener las uñas cortas o en su defecto bien aseadas. Lo mismo va para el cabello y la barba, es mejor tener un look que denote frescura y te haga brillar.

15. Asegúrate de llegar a la entrevista con varias copias de tu CV impreso, nunca sabes que puede pasar y es mejor ir preparado. Preferiblemente que sea a color y con buena calidad de imagen.

16. Aparte de llevar el CV impreso hay algunas otras cosas que debes de tener a la mano por si acaso. Es bueno llevar una lista de referencias, aunque no te la pidan. Una pluma, un chicle de menta y una sombrilla nunca hacen daño. No queremos una persona con mal aliento, mojada y que además no puede escribir nada porque no tiene pluma a la mano.

17. El último tip, pero no el menos importante. Duerme. Parece algo que te diría tu mamá, pero en verdad es importante llegar con un aspecto fresco y relajado. Pensarás más rápido y con claridad.

 

 

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *